¡Qué confusión!

abril 22, 2012

(I)
Amigos! Qué confusión!
¡qué confusión hay formada!
Yo no entiendo nada, nada
De “Santa Revolución,”
Patriotismo… religión…
Ya aquí no se sabe bien
Si aplaudir a Dios o a quien,
Y ya no sé de esta suerte
si hay que decir “Patria o Muerte”
o debo decir “Amén.”

(II)
Ahora la Iglesia es “la onda”
y hay Navidades felices,
¡Si ya hay hasta quien dice
que la tierra no es redonda!
Y aunque Cristo se esconda,
el líder máximo  es “el.”
Y así en este enredo cruel
Ya ni sabré en lo adelante
si Fidel es Comandante
o si es el “Padre Fidel.”

(III)
En las clases ya no sé
qué valores resaltar.
Si hablar de santos, de altar,
de comunismo o de qué,
si  recito o rezaré.
Y en el colectivo obrero,
no sé qué hacer caballeros,
al darle a alguno la mano
¿le debo decir “hermano”
en lugar de “compañero?”

(IV)
Y me tiene preocupada
mi  hija, que va a estudiar
su carrera militar
¿de qué va a salir graduada?
Y como madre preocupada
me pregunto ahora
si se graduará en su escuela
de teniente, coronela
o de “madre superiora.”

(V)
Prendes la televisión
y hay un sacerdote hablando
y en la radio están cantando
un canto de procesión.
¡Ay mi Dios, qué confusión!,
¡Ay qué lío tan siniestro!,
¡Ay “San Martí”! San Maceo,
Santo Comité Central
¿Canto el Himno Nacional
o murmuro un Padrenuestro?

(VI)
Al parecer se va en pos
de conformar un glorioso
socialismo religioso
mezclado bien de los dos.
¡Viva el “compañero Dios!”
Porque aunque nunca lo vemos,
todos, todos lo queremos
y el cielo nos será fiel;
¡que viva “Santo Fidel!”
¡”Papa” o Muerte…  Venceremos!

H/T: Décima anónima, compuesta al parecer por la visita del Papa a Cuba.

Alan P. Gross® Made in Cuba

enero 22, 2012
Caricatura de Garrincha

Caricatura de Garrincha

Los casos de espionaje son un tema apasionante en la literatura y el cine, no tanto así en la vida real de aquellos que pagan los platos rotos.

Alan Gross fue capturado y enjuiciado por haber introducido en Cuba equipos y tecnología satelitales para permitir a entidades Cubanas conectarse a Internet fuera del control del estado. Al momento de su detención ya había introducido varios equipos BGAN o similares y establecido redes inalámbricas con acceso a Internet en varios lugares de Cuba. Según los diferentes reportes de prensa estas redes fueron instaladas en logias masónicas, en sociedades judías y al menos en la casa de uno de los agentes que lo atendían.

Pero resulta que desde su primer viaje a Cuba (hizo siete viajes) este señor estaba tratando con agentes de la seguridad del estado. Yo me pregunto. ¿Por qué no le detuvieron la primera o la segunda vez? De esa forma se hubiese evitado el “daño” tan grande a la seguridad nacional que este hombre ocasionó. Su condena hubiese sido menor y se hubiese demostrado que el gobierno Americano quiere desestabilizar al país brindándole un servicio a la población que el estado Cubano trata por todos los medios que no llegue a sus manos. Por otro lado, si Alan Gross sirvió de cebo para demostrar lo anterior, y al parecer además coopero con la investigación, ¿entonces porque le condenaron a 15 años? Esto más que nada es ensañamiento con su persona, el clásico escarmiento medieval que tantas veces hemos visto aplicar a nuestros gobernantes.

Este señor quizá sabía al riesgo que se estaba exponiendo, pero el hecho que entro y salió de Cuba, al menos seis veces y nunca tuvo ningún problema deja mucho que desear. En mi opinión Alan Gross es un “anti-heroe” fabricado para tener una moneda de cambio para los 5 espías. El tipo para mí es un infeliz que cayo en las redes de la confrontación entre Cuba y Estados Unidos. Y es un ejemplo vivo de lo cruel que puede ser el gobierno Cubano.

El arte de amagar

diciembre 27, 2011

En el baseball hay una táctica que consiste en amagar. El pitcher amaga con virarse a primera para evitar que el corredor adelante. El corredor amaga con robarse la segunda para poner nervioso al pitcher. El bateador amaga con tocar la bola para obligar al cuadro a jugar para el toque. Al final el juego toma su curso y desde la gradas por lo menos nos divertimos con los resultados.

En la política migratoria el gobierno Cubano, quien siempre ha jugado con nosotros a un deporte extraño, lleva años amagando con los temas migratorios y aun no se ve ningún resultado que nos beneficie. Seguimos pasando por la humillación de pedir y pagar el Permiso de Salida. En el extranjero pagando el pasaporte más caro del mundo, que debe estar “habilitado” como premio al buen comportamiento. Pagando las cartas de invitación y la estancia de los familiares. Siendo ciudadanos de segunda al entrar al país. Muchas veces maltratados en las aduanas por los funcionarios del gobierno.

Ahora ponen a correr la bola de una reforma migratoria y los cubanos de todos los rincones del mundo incluyendo los de a pie nos hacemos ilusiones. Que si van a quitar la Carta Blanca, que si van a quitar la Carta de Invitación, que si por fin van a dejar viajar a los cubanos residentes en otros países con su pasaporte extranjero. Puedo enumerar una decena de conjeturas más pero creo que no hace falta.

La única reforma migratoria que hace falta en Cuba es simple. Primero vamos a cumplir lo que dice la constitución vigente: Todo cubano que haya obtenido la ciudadanía de otro país deja de ser ciudadano cubano y por ende puede entrar a Cuba con el pasaporte del país donde resida. Segundo todo cubano que no tenga causas pendientes con la justicia puede entrar y salir libremente de Cuba.

¿No es esto lo que hace el resto de los países del mundo? Y no me vengan con la arenga de que Cuba tiene que protegerse de los terroristas que viene a poner bombas en los círculos infantiles. Porque hoy en día todo el mundo tiene que protegerse por igual y yo no veo muchos países con tantos recovecos migratorios como el nuestro.

Yo creo que la única razón por la cual nunca va a haber una reforma que nos beneficie es porque la inmigración le reporta al país una entrada de dinero tan importante que no puede prescindir de ella.

Con reforma o sin reforma a todos los que lean esto les deseo un Feliz y próspero 2012.

Salud para Eliécer Ávila

noviembre 25, 2011

 

 

Kundejo y la gorda – El Encuentro

enero 23, 2011

La gorda y yo nos conocimos por casualidad. Son de esas casualidades que se dan una vez en la vida y que lo cambian todo. Yo vendía mangos en la carretera central y de verdad que tenia un buen bisnes. En mi casa tenemos unas diez matas de mango de los grandotes y en tiempo de mangos le sacamos una fortuna. A veces hacemos hasta diez mil pesos. Eso, mas los tomates en el tiempo de frío nos dan para más o menos vivir, como los animales, pero así vamos tirando.

Volviendo al cuento. Un día de esos que había un sol que rajaba las piedras, en Julio si mal no recuerdo, yo estaba sin camisa sentado bajo la mata de almendras con mi cubito de mango, frente a la carretera central. A eso del mediodía cuando estaba por irme a almorzar paró el Tur, un Toyota Yaris, con aire acondicionado y todo. Ella venia sola y estaba perdida. Me pregunto en perfecto español como llegar a Varadero, que ella había ido a Trinidad pero que unos amigos habían manejado para allá y ella no se acordaba como regresar. La entiendo porque en la carretera ya no quedan carteles. Dicen que se los llevan para fundirlos y hacer fogones con el metal. La gente no es fácil, ustedes saben.

Cascajal esta en los limites con Matanzas pero esta un poco lejos de Varadero todavía. Yo le explique los detalles del camino, e  incluso le di dos variantes de como llegar a la playa. Ella me saco un mapita que después supe que lo había impreso de Internet. Seria de Internet pero era tremenda mierda.

La gorda no estaba mal, rosadita del sol y rica para morder. A los hombres del campo nos gustan las hembras envueltitas en carne. Ella lucia decente y educada, pero cuando hablábamos no dejaba de vacilar mis bíceps y tríceps que aun estaban en buena forma. Me pregunto si me gustaba la playa. Yo le dije que me fascinaba y que era una lastima que me quedara lejos, sino iría todos los días. Entonces se brindo para llevarme. Yo no sabia que hacer, a veces uno no cree lo que le esta pasando porque después de vivir tanto tiempo escachado, da trabajo creerse que las cosas buenas llegan de un sopetón. Y no es que la gorda fuera Yuma, si hubiera sido gorda de Cascajal igual le pasaba la cuenta. En ese tiempo estaba que afeitaba una mosca al vuelo, tremendo atraso. Desde que me dejo la bizca no la veía pasar. Pero esto es otro cuento, agua pasada.

La playa con jeba, tur y aire acondicionado por un lado, por otro lado mi viejo que tenia el maíz seco y lo íbamos a coger el otro día. El viejo es muy comuñanga, el pobre siempre ha vivido engañado y si le decía que me iba con una yuma pa la playa se iba a infartar. La vida en Cuba esta llena de contradicciones. Aunque a veces nos las ponemos nosotros mismos, debe ser por eso que no avanzamos.

En fin que sin pensarlo tres veces tome una decisión, y dije pa adentro, esta es la mía, voy. Le dije a Julia, que es como se llama mi gordi: princesa contigo voy hasta el fin del mundo. Dame un diez para tirarme un bañito y ponerme lindo. Ella me dijo que sudadito me veía mejor. ¡Di tu! Ahí se me paro el caballo y tuve que barajar para dar dos pasos hacia a tras y tres para la derecha. Ella como estaba como si nada, para ella aquello era normal. Tiempo después me contó que lo de ella conmigo fue una caza de Jabalí criollo. Pero le salio bien porque la tengo feliz. Sin alardear caballero, lo mío con ella es un intercambio cultural a toda hora.

(Continuará…)

Y ahora qué nos queda?

octubre 26, 2010

Hay un chiste rodando por las calles de Cuba. Dicen que con el reparto de los TV Panda se perdieron los vecinos. Con las misiones a Venezuela los matrimonios. Y ahora con los despidos masivos nos vamos a quedar sin compañeros de trabajo. Bueno, y ahora qué nos queda?

¿Somos o no somos?

marzo 20, 2010

Ahora los Cubanos para ir a Cuba, encima de pagar el pasaporte más caro del mundo, tendremos que pagar un seguro médico. Vamos a ver, somos Cubanos queramos o no lo queramos. Nos obligan a cargar con este pasaporte que parece estar enchapado en Oro y luego al llegar a Cuba somos turistas extranjeros y tenemos que pagar un seguro médico. ¡Esto es el colmo!

Yo soy ciudadano Canadiense (anoten esto segurosos) y me puedo ir a vivir para donde yo quiera, pasarme 30 años si quiero; y cuando yo decida virar para Canadá aun tengo derecho a la salud gratuita y yo no nací aquí ni un carajo. Donde esta el humanismo y la justeza del sistema social Cubano. ¡Vamos, no me jodan!

Yo a veces pienso que las personas que proponen estas medidas son retrasados mentales. Quieren exprimir tanto la naranja que se les va a ir de rosca el tornillo. El turismo, sobretodo el turismo familiar va a caer en picada. Mi primera reacción fue, no voy más ni [beep] y al consultar mis amistades oí reacciones similares. Que se metan el país por el [beep], hijos de [beep], etc.

Lo mío también…

julio 16, 2009

Mariela Castro Espin

Llamamiento al gobierno cubano y al mundo

junio 1, 2009

Pedimos a todas las personas e instituciones defensoras de los derechos civiles en el mundo que contribuyan, y llamamos al gobierno cubano a:

-Liberar a los presos políticos en Cuba.

-Levantar las prohibiciones que impiden a los cubanos entrar (a) y salir de su país.

-Levantar las prohibiciones de acceso a Internet para los cubanos.

Portarse bien

mayo 22, 2009

Uno de los consejos que siempre me da mi madre aun con estos cuarenta años en las costillas es que debo portarme bien. Ustedes se preguntaran ¿Portarse bien en qué sentido? Muy simple, en el sentido referente a no buscarme líos con Cuba. Como si Cuba fuera una maestra o un policía. Qué cosas tiene la vieja.

Nosotros los emigrados cubanos nos creemos el cuento de que somos libres por estar fuera, pero nos equivocamos de cuajo. Estamos sueltos, pero no somos libres. Aun en estas tierras lejanas tenemos que medir nuestras acciones y nuestra forma de manifestarnos. Sobre todo para no quemar los puentes con Cuba. Afortunado aquel que no tenga puentes o no le importen, pero casualmente yo, y la mayoría de mis amigos aun tenemos que velar por esas estructuras.

Yo para portarme mal, sin que me pesquen, uso un seudónimo. Dicho sea de paso, le quiero ahorrar el trabajo a los segurosos que vengan a parar aquí. Yo no tengo nada que ver con Kundejo físicamente. Este nick es solo una combinación de ceros y unos en el cyber espacio. La única cosa en común entre Kundejo y yo es que los dos pensamos igual. A través de él yo me porto mal y digo lo que quiero sin que ellos me tachen la habilitación de mi pasaporte, por ejemplo.

La Internet está llena de Kundejos cubanos, algunos tan secretos que ni su propia pareja sentimental los conoce. Así es la cosa, la paranoia es uno de los rasgos del hombre nuevo formado por la revolución.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.